Entrevistamos a Iñigo Pastor, antiguo alumno del curso Auxiliar de Veterinaria y Psicología Canina, ahora propietario del Centro Canino JOLASTEN.

Hace unos días conocimos una de las noticias que más satisfacción nos producen: Uno de nuestros alumnos le había dado la vuelta a su situación laboral, pasando de estar en búsqueda de empleo a ser emprendedor de su propio sueño.

Iñigo vino a Gesforem porque quería dar un vuelco a su vida ya que trabajaba en la construcción montando grúas torre y en 2008 vio como el sector empezaba a acuciar la crisis.

Buscaba formarse en una profesión que le gustaba y quiso hacer de su hobby su medio de vida.

Realizó el Curso Auxiliar de Veterinaria y Psicología Canina.

Después de finalizar el proceso de formación teórica se le envió a llevar a cabo el proceso formativo en empresa, a través de nuestro programa de prácticas, a raíz del cual fue contratado por la misma empresa donde desempeñó sus prácticas.

A finales del 2013 tomó la decisión de ir más allá en su profesión y hoy en día dirige su propio negocio de adiestramiento canino y hotel canino.

Iñigo lo ha hecho bien, ha seguido los pasos que proponemos a nuestros alumnos. Primero ha adquirido los conocimientos teóricos que necesitaba, los ha desarrollado mediante un programa de prácticas profesionales y finalmente los ha puesto en valor, en esta ocasión mediante el autoempleo, creando su propio centro canino: JOLASTEN.

jolasten-opiones-gesforem

No podíamos posponer más la visita a su centro canino para hacerle saber que en esta etapa que arranca y en la que sabemos necesitará todo el apoyo, seguimos estando ahí y para compartir su testimonio con vosotros.

Tengo que confesar que no se mucho de perros, mi debilidad siempre han sido los gatos, pero tengo claro que si tuviera que encomendar a alguien la tarea de cuidar o educar a mi perro, no dudaría ni un minuto en llamar a JOLASTEN. Tan solo es necesario pasar una tarde con Iñigo para comprobar cómo en cada detalle de su centro canino asoma su pasión por el cuidado de los perros. Todo está pensando para que ellos sean los protagonistas, para que se sientan a gusto, para que sean felices.

Su forma de hablar de los perros y de la filosofía que emplea con ellos me recordaba a la forma en que tratamos de educar a nuestros hijos, mediante el juego y las recompensas, transmitiendo lo que nos gusta para que les guste a ellos, sin forzar, sin obligar, como decía mi madre “por la buenas”.

Iñigo tiene unos principios y valores que aplica en la educación de sus perros y de sus guías. Educa para que ambos convivan y disfruten de su compañía.

Entiendo ahora muy bien su nombre: JOLASTEN. Refleja estos valores, alejándose de adiestramientos para competición, defensa, etc. Un sitio donde jugar y aprender jugando.

 

Después de compartir esta agradable tarde en un lugar precioso  y conocer a Iñigo como profesional  sabemos que es la persona perfecta con la que arrancar nuevos proyectos formativos de los que os iremos dando servida cuenta.

Sin saberlo, Iñigo ha ayudado a cumplir una vez más nuestro principal objetivo: contribuir a que nuestros alumnos puedan lograr sus metas.
¡Enhorabuena y mucha suerte!

Entrevista realizada por María Esteban (alumna de Periodismo Digital)